15 ene. 2016

El extraterrestre que quiso alcanzar la luna

David Bowie siempre ha pertenecido a ese, por fortuna cada vez menos selecto, grupo de admiradores de la obra de Luis Buñuel y para corroborarlo, por si algún lector incrédulo todavía no lo acepta, sirva este pequeño fragmento de texto en forma de anécdota:

Corría el año 1976, un por entonces jovencísimo David Bowie, se encontraba realizando su gira "Isolar Tour" donde decidió proyectar al comienzo de cada concierto Un Chien Andalou de Luis Buñuel, seguido por la canción Station to Station. A pesar de tratarse de un cortometraje dirigido en 1929, gran parte del público asistente que no había oído hablar de Buñuel, ni por ende de su transgresor cine, pensaron que se trataba de un experimento llevado a cabo por algún grupo punk de la época, movimiento que por otra parte, se encontraba en pleno auge. 

Ante esta deliciosa anécdota solo me queda añadir un elemento más, y es que parafraseando el episodio IV (A New Hope) de Star Wars, ¿Quién es más genio, el genio o el genio que sigue al genio? Para un servidor la respuesta es obvia: ambos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.